El tiempo en: Jerez
Martes 13/04/2021

Hablillas

Cambio de tiempo

La moda era diseñada por nombres impronunciables y vivía en las revistas, sin que fuera un obstáculo para dejar de imaginar.

Publicado: 01/03/2021 ·
19:57
· Actualizado: 01/03/2021 · 19:57
Publicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Autor

Adelaida Bordés Benítez

Adelaida Bordés es académica de San Romualdo. Miembro de las tertulias Río Arillo y Rayuela. Escribe en Pléyade y Speculum

Hablillas

Hablillas, según palabras de la propia autora, "es un blog que trata de detalles comentados en poco más tres minutos"

VISITAR BLOG

El mercurio empieza a subir. Lo hace despacio, desafiando la fiereza de los temporales por la próxima estación, dando olor a la humedad mientras la seca. Todo vuelve, el calendario es el primero en indicarlo. Sin embargo, es en la moda donde más se aprecia por la obra y la gracia del clima. Si no, demos un paseo a lomos del ratón, detengámonos en un enlace cualquiera alusivo al tema y comprobaremos, por ejemplo, la promoción de los pantalones de campana aún sin exagerar, las sandalias destalonadas en piel similares a las de casa, las de goma de toda la vida, chaquetas algo más largas, blusas bordadas y vestidos vaporosos con las mangas de jamón. Son tendencia, no hay franquicia sin ellos, envolviendo a modelos jóvenes cuya delgadez intenta disimularse con la caída del tejido y el abullonado.

Se publicitan para la mujer de hoy con un cuerpo muy parecido al de las preadolescentes de los setenta, decenio en que estos vestidos y estas mangas sin exagerar fueron los reyes del armario. La diferencia está en el estampado, tan pequeño que parecía moverse al son de los brazos dentro de aquella holgura hecha de pliegues locos. Rosas de pitiminí sobre hojas verdes, cuadros de vichí unidos con nido de abeja y dobladillos bordados con punta de ojal colgaban de una percha sólo alcanzable con los ojos. Entonces la estética sonaba a operación quirúrgica y la delgadez era sinónimo de enfermedad. Las chicas de entonces soñábamos con las novelas de los cinco y el momento de subirnos a los tacones, lo demás no iba más lejos del colegio, las notas y los muñecos en la habitación, cumpliendo la condena al asiento perpetuo en sus nalgas de plástico, vigilando nuestro crecimiento desde la repisa. La moda era diseñada por nombres impronunciables y vivía en las revistas, sin que fuera un obstáculo para dejar de imaginar.

Las creaciones de entonces han ido volviendo tras completar un ciclo. Lo vemos en los pantalones de campana citados al comienzo. Aparecieron con los hippies y se fueron estrechando hasta pegarse a las piernas como el dedo de un guante, para luego ir ensanchándose de nuevo y comenzar el ciclo en un escaparate, desmayados con cuidadoso desorden sobre las rayas de ambas patas, ilusionando.

Vivimos observando y en la moda se descubre la unión entre la amenidad y su propia historia, con minúscula, porque no forma parte de un nombre propio, según la Fundéu. Es, por tanto, un mundo que va más allá del diseño, el color y la evolución de las prendas de vestir.

Ánimo. Va quedando menos.

COMENTARIOS